10 preguntas y respuestas sobre regulación natural de la fertilidad

coupleEstas son algunas cuestiones sobre la regulación natural de la fertilidad. Nos gusta más este nombre que el de “planificación familiar natural”. “Planificación de la familia” suena como si nosotros tuviéramos que estar haciendo los planes de cómo va a ser nuestra familia, cuando lo que somos es cooperadores de Dios, en su voluntad amorosa de crear nuevos seres humanos, nuestros hijos.

1. ¿Por qué la Iglesia acepta la regulación natural de la fertilidad? En realidad, es otra forma de anticoncepción, ¿no?

La razón por la que la Iglesia acepta la RNF es porque respeta la integridad de la donación mutua de los esposos al realizar el acto sexual. El acto sexual es una entrega total, corporal y espiritual, del esposo a la esposa y viceversa. En esa entrega total, va incluida la fecundidad. Cuando los esposos realizan el acto sexual en períodos infértiles, se están dando totalmente, todo lo que tienen. Cuando no pueden hacerlo así, porque están en un período fértil, y tienen un impedimento grave para tener más hijos, renuncian a realizar el acto. De esta forma, siempre que realizan el acto conyugal, lo realizan plenamente, respetando su integridad, la mutua donación en la unidad del cuerpo y el espíritu.

 2. Pero, en realidad, la RNF también puede ser mal utilizada, con mentalidad anticonceptiva, ¿no? 

Pues sí, es verdad. La RNF es un medio bueno; pero como medio que es, también puede ser mal utilizado. La RNF es bien utilizada cuando los esposos tiene un impedimento grave para tener hijos, y toman la decisión después de haberlo sopesado en su conciencia con el Señor, y si es posible, con la ayuda de un asesor espiritual. Por ejemplo, esto puede suceder en una familia con graves problemas económicos, o cuando la mujer ha sufrido ya varias cesáreas y un médico de confianza desaconseja un nuevo embarazo. Pero puede ser mal utilizada, sí, por ejemplo cuando un matrimonio no quiere tener hijos por puro egoísmo o comodidad, por mentalidad “anticonceptiva”.

 3. Entonces, si la RNF puede ser mal usada, ¿no sería mejor prescindir de ella en lugar de difundirla?

Como hemos dicho antes,  el hecho de usar un medio aceptable, como la RNF, no quiere decir que ya se esté actuando bien. Es necesario que sea buena también la intención, y que las circunstancias sean las adecuadas. Pero el hecho de que algo bueno, como la RNF,  tenga sus peligros, no significa que haya que desecharlo. Lo que hay que hacer es esforzarse en evitar esos peligros. Hay personas que se pueden beneficiar mucho de la RNF, y disponer de este medio bueno evita el riesgo de que caigan en la tentación de  usar anticonceptivos, que deterioran su vida sexual,  debilitando su matrimonio.

Es más, la RNF, como respeta la integridad de la entrega sexual, ayuda incluso a personas que empezaron a usarla con un fin poco justificado. Personas que usaron antes anticonceptivos, cambiaron a la RNF por problemas de salud, y al encontrarse con este método que les ayuda a conocer y respetar más sus cuerpos, y a darse totalmente al otro, abandonaron su mentalidad anticonceptiva, tomaron conciencia del don de la fecundidad, y finalmente decidieron que ellos podían abrirse a la vida, a tener más hijos si Dios se los daba.

 4. Y ¿no es verdad que sólo sirve para mujeres con ciclos regulares?

Si hablamos de los métodos modernos de RNF, esto ya no es así. Los métodos antiguos observaban el aumento de la temperatura durante la ovulación, para determinar el período fértil. Pero como los días fértiles son unos cinco antes de la ovulación, para poder anticiparse, lo que se hacía era confiar que la ovulación en el ciclo siguiente estuviera más o menos en el mismo día. Si la ovulación se adelantaba, el método no conseguía detectarlo a tiempo. Sin embargo, los métodos actuales detectan directamente los días fértiles, por la fluidificación de la mucosidad cervical.

 5. Pero me han dicho que son muy complicados, y sólo funcionan para mujeres con alto nivel cultural.

Eso es un mito. Estos métodos se han usado con éxito en poblaciones rurales chinas, africanas y de Hispanoamérica. Hasta en la selva. Conocemos un caso en que, en plena selva, las indias americanas usaban un código de señales para sus esposos: una hoja seca a la puerta de la cabaña significaba “día infértil, podemos tener relaciones”; una hoja verde significaba “día fértil, hoy no podemos”. Para una mujer, basta un pequeño entrenamiento y aprende a distinguir el momento a partir del cual su mucosidad cervical se fluidifica. Para eso no hace falta tener carrera universitaria.

 6. Precisamente por eso, tener que quedarse sin tener relaciones en los días en que la mujer está más preparada para ello, me parece que es tan artificial o tan antinatural como usar anticonceptivos, ¿no?

En primer lugar, recuerda que los anticonceptivos no son malos porque sean artificiales. Los analgésicos, como la aspirina que te tomas para un dolor de cabeza, son artificiales y no por ello son malos. Los cristianos no somos “naturistas”; aceptamos también lo artificial, siempre que sea bueno. Y decimos que los anticonceptivos son malos porque no respetan la integridad de la donación en el acto sexual, porque quitan la donación de la fertilidad. El “coitus interruptus” o “marcha atrás” no usa medios artificiales, y sin embargo es malo, porque estropea completamente la donación mutua de los esposos en el acto sexual.

En segundo lugar, el hecho de que los esposos tengan que contener su instinto sexual en los períodos fértiles, no es antinatural. Sería antinatural si fuéramos animales, pero somos seres humanos. Y lo propio, lo natural del ser humano, es precisamente ser capaz de contener sus propios instintos por una buena causa. Eso nos hace más humanos.

Y en tercer lugar, nadie ha dicho que esto no cueste esfuerzo. Para ser libres nos liberó Cristo, pero la liberación pasa por seguirle también en la cruz. La continencia periódica en los periodos fértiles cuesta, y a algunas personas más que a otras. Pero es ley de vida: para conseguir lo bueno hay que mantenerse íntegro, y rechazar el falso camino de lo que no es auténtico, aunque sea más fácil. Los anticonceptivos son más “fáciles”, pero dañan realmente la concepción de la sexualidad, y no ayudan al matrimonio. La RNF ayuda a la compenetración  de los esposos, en lo bueno y en lo malo.

 7. Pero, ¿realmente funciona la RNF? Hay ginecólogos que dicen que falla mucho…

Sí. Muchos ginecólogos tiene la idea de los antiguos métodos, como el Ogino. Pero los métodos modernos, como el Billings y el Sintotérmico, que observan la fluidez del moco cervical, son más fiables que el preservativo, y tanto o más que el DIU, aunque algo menos que las píldoras. Además, la RNF no presenta reacciones adversas, es gratis, la puede usar cualquier pareja y, una vez aprendida, vale para toda la vida. Para colmo, como ya hemos dicho, hay muchísimos testimonios de que la RNF ayuda a compenetrar a la pareja en su vida matrimonial. Es un método que pone en valor a la mujer.

  8. Y… ¿puede servir también para quien quiere tener hijos?

Pues sí, precisamente el método Billings fue desarrollado por el Dr. Billings y su esposa para ayudar a las parejas que tenían dificultades para concebir. Al conocer sus periodos fértiles, pueden tener más probabilidades de concebir en cada ciclo. Aunque la espontaneidad está bien, tampoco hay nada de malo en preparar el encuentro…

9. Pero no me acaba de convencer… Comprendo que la Iglesia Católica permita la RNF como “mal menor”, pero en el fondo, lo mejor sería confiar en Dios, aunque requiera heroísmo, y si hay dificultades, abandonarnos en manos de Dios, que sabe más y no nos abandona.

Aquí hay un error. La Iglesia no “permite la RNF como un mal menor”, sino como un bien, en situaciones en las que hay una problema grave. Es un bien porque permite la relación sexual íntegra, y ésta es un bien para el matrimonio. Tan importante es la relación sexual para el matrimonio, que dos personas que no quieren o no pueden mantener relaciones sexuales no pueden casarse. Un matrimonio no está realmente completo hasta que el consentimiento mutuo no se consuma en la relación sexual. En cada relación sexual, los esposos “se hacen una sola carne”, se renueva su matrimonio.

Por otra parte, claro que tenemos que confiar en Dios, pero Dios actúa también por medio de la inteligencia que nos ha dado, y por nuestra propia naturaleza, creada por Él. Dios no ha hecho a la mujer continuamente fértil, como lo son muchas hembras de animales. Y nos ha dado conocimiento para ser capaces de observar esos períodos infértiles. En una situación de gravedad, por ejemplo de penuria económica, parace que es razonable, en uso de nuestro conocimiento y responsabilidad, usar la RNF para espaciar el nacimiento de los hijos.

Por ejemplo, si nos duele la cabeza, lo normal es tomarnos una aspirina. Podemos hacer un acto heroico de penitencia y aguantar el dolor, pero el heroísmo no es siempre recomendable cuando hay otra salida. Nos podrás decir: “sí, pero es distinto, porque el dolor de cabeza no es natural, sino que es consecuencia de la naturaleza caída del hombre”. Pero date cuenta de que el hecho de que una familia pase penalidades económicas y no pueda tener todos los hijos que quisiera, o el hecho de una mujer que tiene un problema para tener más hijos, tampoco forma parte de la naturaleza originaria de las cosas querida por Dios. La RNF no es un “mal menor”, es un bien, cuando se usa por causa justificada.

 10. Y ¿qué se puede decir de los métodos electrónicos para conocer los períodos fértiles? ¿Son aceptables? ¿Funcionan?

Pues sí, y aquí tenemos un ejemplo de cómo algo que es “artificial”, sin embargo es bueno, porque respeta la integridad de la donación sexual. Estos métodos usan una “maquinita” que detecta hormonas en la saliva o en la orina de la mujer, y así se puede saber qué días son fértiles y cuáles no. Como inconveniente, suponen un gasto de dinero continuado. Son también fiables, pero como suelen estar muy calculados para evitar reclamaciones, tienden a señalar muchos días como “potencialmente fértiles”.

En definitiva, y a modo de conclusión, nosotros recomendamos, para la RNF, el método Billings, o “Billings Ovulation Method” (www.woomb.org). Este método es sencillo, práctico y muy fiable. El método Sintotérmico es aún un poco más fiable, pero requiere también el registro matutino de temperaturas y resulta un poco engorroso. Para parejas que quieran tener hijos y éste sea el motivo para conocer sus períodos fértiles, el Billings parece también la mejor opción.

Por último, una aclaración. Los cristianos -espscíficamente los católicos- estamos en contra de los anticonceptivos, pero no es una cuestión religiosa. Está en la propia naturaleza del hombre y la mujer que su unión esponsal, en el acto sexual, alcance su auténtico sentido en la donación total, corporal y espiritual, incluyendo la donación de su fertilidad, en apertura al don de la vida. Lo contrario rompe la integridad del acto sexual y debilita el matrimonio, y eso no depende se que seamos católicos, evangélicos, musulmanes, hindúes o agnósticos. Es así para todos, porque todos estamos hechos así. Lo que ocurre es que la luz de la fe y las enseñanzas de la Iglesia nos ayudan a comprenderlo, y Jesús nos da su gracia para aceptar la verdad y no dejarnos llevar por la mayoría, sino hacer lo bueno, lo perfecto, lo que agrada a Dios.

Lo mejor para conocer estos métodos es ponerse en contacto con un monitor o monitora especializado en ellos. Si no conoce ninguno, puede preguntar en su parroquia o en la Delegación de Pastoral Familiar de su Obispado. Puede encontrar su teléfono en Internet.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: